10 sept. 2009

Los inexistentes: Mesa, Muñoz Cano, Chimal

Mesa, Muñoz Cano, Chimal.


Es un hecho. A pocos gusta lo que escriben; escriben “la constatación de que no hay país” y que “ahora sólo existe la perspectiva personal, desunida, libre y en soledad”; escriben desde la rebeldía y la radicalidad; ven a México con desconfianza, cinismo y sarcasmo y han decidido publicar desde la periferia.
Son la Generación Inexistente porque los escritores que la integran están en el proceso de construcción de su obra: Varios han publicado en editoriales comerciales y algunos son reconocidos por autores mayores. Son una camada de nacidos entre 1970 y 1979, con más diferencias que coincidencias… Aquí tres puntos de vista:

MUÑOZ CANO: “ESCRIBIR AQUÍ Y AHORA”, ESO ES TODO

“Nosotros no tenemos que romper con una generación que nos antecede con todos los galardones; García Márquez, Vargas Llosa, Cabrera Infante, todos ellos nos resultan ahora lejanos, eso no quiere decir que la generaciones entre ellos y nosotros, la de los 50, 60 (González Dueñas, Daniel Sada, Palou, Fadanelli, Villoro, Zapata) nos sea ajena, al contrario, después de todo ellos son nuestros maestros”, explica Ricardo Muñoz Cano (Puebla, 1975).
El autor de “Dicen que el Diablo frecuenta soledades” afirma que no hay temas en común que los defina como generación: “¿Los temas? No hay unidad entre nosotros, no hay un gran tema nacional, es más puedo decir que en la generación de los 70 somos egoístas, estamos escribiendo para nosotros, renegamos, sin el mayor asomo de ofuscación, de aliarnos como generación porque, en la mayoría de los casos no tenemos una conciencia social fuerte, o sí, pero siempre resulta algo superficial…”.
“Tryno Maldonado, comentó una vez de lo que hacemos es una literatura despojada de ideologías y patriotismos impostados, pero que no pretende hacerse pasar por cosmopolita o universal y es verdad; hace rato escuché que mucho de lo que se está haciendo ahorita, de lo que se percibe de alguna manera, tiene que ver con esta suerte de crisis que está padeciendo el país: Crisis cultural, educativa, de perspectivas para el futuro; esto implica un estancamiento no sólo en la literatura si no en todo lo demás, y por ende, no se puede esperar más de nosotros: Escribir aquí y ahora, estamos en la etapa de cimentación como dice Mesa, no es momento de alzar la torre; escribir aquí y ahora, eso es todo”.

CHIMAL: “NOS ESFORZAMOS POR EXISTIR”


Para Alberto Chimal (Edomex, 1970) “los escritores nos estamos viendo en una circunstancia inédita: La pérdida total de esta especie de marco de referencia, zona de comodidad que había arropado a las generaciones anteriores; especie de visión institucionalizada de lo literario, de lo artístico: El cobijo del poder. Desaparece esta protección y hay este desconcierto… esta indecisión respecto a nuestro quehacer…”.
Quien actualmente está presentando “Los esclavos” menciona que le gusta esta situación de desamparo: “El escritor ya no es la figura intelectual, rancia, anquilosada de otro tiempo, pero no puede ser el producto industrial de un país desarrollado porque no estamos en un país desarrollado”.
Finalmente agrega que sobre su generación: “Nos esforzamos por existir; se podrá decir lo que sea de nuestro trabajo pero al menos un puñado de nosotros estamos haciendo cosas, por lo menos de mi generación; estoy seguro del trabajo de Yepez, de Ortuño, de Muñoz Cano, de Guadalupe Netell, de varios más; creo que se podrá decir lo que sea de nuestro trabajo pero no que estemos en la complacencia del conservadurismo, en la búsqueda de perpetuar los malos modos de las generaciones anteriores; me consta que no lo estamos; quién sabe si tengamos éxito o no, pero me consta que estamos en otra cosa…”.

JAIME MESA; UNA CARRERA DE RESISTENCIA

Jaime Mesa (Puebla, 1977), creador del término "Generación Inexistente" afirma que “como todas las generaciones, como todos los grupos como todas las carreras literarias, como todos los libros que se escriben, siempre hay una primera camada de cien, de setenta que conforme va pasando el tiempo pues lógicamente se van cayendo…”.
En este momento, los cinco autores más consistentes para él son Heriberto Yepez, Alberto Chimal, David Miclos, Antonio Ortuño y Guadalupe Netell; “se han plantado editorialmente con obras serias”, comenta el autor de Rabia, novela considerada por Reforma como una de las mejores novelas del 2008.
El resto, afirma, son autores de una novela: “En 2008 hubo como ocho primeras, yo no apostaría por un autor de primera novela no sabemos qué pueda pasar, las posibilidades de malograrse son infinitamente superiores a que vuelva a publicar…”.
Asimismo, afirma que casi es un lugar común pero escribir es un hecho muy difícil; “para que se logre un libro, se logre un novelista se debe enfrentar a 100 ó 300 problemas ni siquiera literarios sino también vitales; escribir requiere enfrentar uno o dos años de escritura en la que te puedes morir, perder el trabajo, desde perder el toque la inspiración, es un hecho muy natural que de la Generacion Inexistente en 20 años quedaran 3 o cuatro, un proceso de selección natural…”.

3 sept. 2009

Ideas para una novela….



Confieso, -pensaba Rolando- que no he sido una buena persona, confieso además y no negaré la cruz de mi parroquia, que cuando se trata de mujeres este veneno llamado testosterona acelera los pulsos y nubla la mente; galería de imágenes de cuerpos desnudos que al amontonarse terminan siendo uno solo y siempre el mismo; pero desde que Marcia… por ella la vida entera pese a que al menos una vez al día ronda la idea de engañarla; soñar en dar besos que no he dado en esos los labios del pecado…. Pero a la vuelta de la esquina, si duermo sin ti contigo sueño…

Y pensaba yo: ¡Maldita sea estoy enamorado! A la chingada todo, así como que no quiere la cosa, me digo, ¿quién me mandó a convertirme en un adicto a ti? Alguien grita mi nombre en la calle y volteo, me descubro en el otro que me llama ¿quién es? No me importa porque cuando respondo escucho mi voz, y mi voz es la de ella y ella ya no es más uno de mis personajes, ella es la evolución de un sentimiento; ella es por tanto yo y yo, yo pura coincidencia…
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“…Y sin embargo,, cuando duermo sin ti contigo sueño y con todas si duermes a mi lado…” escuchaba Marcia, quien después de mucho tiempo estaba segurísima; no había necesidad de investigar, de cotejar versiones o de pedir explicaciones: Rolando la engañaba, y cómo no, si desde siempre supo que era un hijo de puta que a la primera provocación de una falda en movimiento éste se aprestaba para cazarla; de nada sirvieron los cambios de imagen y ceder antes su caprichos sexuales; aguantarle sus borracheras y o sus malos modos; para nada valieron el asentar la cabeza cuando él se ausentaba sin explicaciones y resignarse a masturbarse mentalmente con quién sabe cuantas cosas.

Así que sin más se decidió a actuar, y al final escribió una carta. Y la carta más o menos decía lo siguiente:
“Como siempre he sabido que eres un cabrón durante los últimos meses y para mi salud mental, he cogido con todos estos hombres:…” Y daba una lista de una decena de cuates con nombres y apellidos. Conocidos y no; “éste porque se parecía a ti”, “de éste no se porqué”, “éste porque tampoco le gustó Rabia, de Jaime” y al final dice algo como “Y en este momento me estoy acostando con éste sólo por despecho…”

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-Para tener referencias y armar los personajes:
Brenda Ríos, “Del amor y otras cosas que se gastan por el uso”
José Ingenieros, “El hombre mediocre”
Joaquín Sabina “Yo también sé jugarme la boca”

-Música de fondo,
Joaquín Sabina “Y sin embargo, te quiero..”
Joaquín Sabina “Yo también sé jugarme la boca”
Ricardo Arjona, “Sin ti... Sin Mi”,
Ricardo Arjona, “El Problerma”, sobre todo estos versitos:

El problema no es que duela,
el problema es que me gusta.

El problema no es el daño,
el problema son las huellas.

El problema no es lo que haces,
el problema es que lo olvido.

El problema no es que digas,
el problema es lo que callas.