1 sept. 2010

¿Intentamos arreglar el mundo o vivimos cómodamente manipulados?

Lo que escuché fue aberrante: si aquel sujeto enamorado no cambia de religión, ella lo deja. No importa si son novios desde hace ya años y se amen; el hecho de que ella estuviera meses pidiéndole que se casaran sin importar si son pobres y sin importar las creencias, ahora no vale nada si no es con la anuencia de su nueva fe y sus nuevos dogmas.
   ¿Qué hace que una persona cambie así tan de repente y ahora tenga una fe fanática, absurda a una religión?
   He buscado justificar este tipo de cambios entre las personas, pero no encuentro más que peroratas basadas en interpretaciones de dichos de personas instruidas por otras personas. No veo en ellas, más allá de una soledad y una falta de amor propio, una razón de peso ya no digamos para creer en dios, sino para ir más lejos y dejar que sea él quien controle (ya no que guíe) sus vidas.
   Un par de casos vienen a mi mente. Una prima que se volvió cristiana de un día para otro. Renunció a su trabajo de subgerente en un hotel de Acapulco regresando a la casa de sus papás en Puebla para convertirlos. Ni lo intentó. Actualmente es mamá soltera y anda de amante de un ingeniero, encargando a su hija con quien se pueda para poder darle vuelo a la hilacha.
   La hermana de una tía política, chica guapísima y de buena posición, un noviembre se convirtió (mormona o cristiana, no sé), un diciembre se casó con alguien de su iglesia y en enero se fue a vivir a los Estados Unidos. Adiós familia, amigos, trabajo. Buen trabajo. Hasta donde supe, vive desde hace años en una casa donde llegan los ilegales, casa en donde meten hasta veinte familias. Ella y me parece dos hijos, viven de lo que puede conseguir su esposo, un lava-coches.
   ¿Qué tal las chicas que andan de falda larga y cuyas creencias le permiten a su pastor acostarse con cualquiera que le agrade? ¿Qué clase de dios te dice: echa a perder tu vida porque eso es lo que quiero?
   Pero todo se resume en esto: independientemente a nuestras creencias religiosas, la ansiedad y la incertidumbre pueden provocar que seamos más idealistas y radicales.
   Y es que es un hecho que por los tiempos actuales que corren, las personas, seamos jóvenes o adultos, nos sintamos más vulnerables, más desesperanzados con las cosas que pasan y resulta dolorosísimo sabernos responsables de nuestras decisiones o de nuestros desatinos en cuanto a nuestras relaciones personales.
   En psicología existe el término “motivación de enfoque reactivo” (RAM), que es un estado emocional que hace que las personas se centren en los objetivos e ideales que promueven. En este estado, la gente se siente poderosa. Los pensamientos o sentimientos relacionados con otros temas pasan a un segundo plano. Y los humanos podemos, en ocasiones, adoptar un estado RAM basado en nuestros ideales y nuestra fe religiosa, para encontrar alivio a corto plazo a nuestra propia ansiedad.
   Esto es, la RAM puede reorientarnos hacia vías alternativas para la consecución de objetivos cuando encontramos algún obstáculo en nuestro camino.
   Y es ahí donde está la magia: muchas religiones, muchos “seudo-predicadores”, hacen pensar a la gente sobre sucesos en los que no pueden tener control alguno para incrementar radicalmente su fe en Dios, pero ojo: sólo si Dios es presentado como un ser controlador o dominante. De este modo, las personas pueden provocarse la “motivación de enfoque reactivo” necesaria para alejar el foco de su atención de los problemas que causan ansiedad y, como consecuencia, recuperar la serenidad.
   No estoy diciendo que no se crea en dios, pero si buscamos en las principales religiones, éstas son las mayores manipuladoras del mundo. Los hombres se las inventan (de forma consciente o inconsciente) para tranquilizar sus conciencias, aplacar temores o satisfacer ansias de poder.
      Entonces recuerdo a mi prima cuando le dije que la manipulaban. Respondió que no de forma altisonante y golpeándose en el pecho, para reafirmar que ella tenía criterio propio, y no admitió ingerencia alguna en la toma de decisiones respecto a su vida. “El secreto para una buena manipulación es hacer creer a la persona que en realidad se trata de una idea suya”, pensé.
   Normalmente las manipulaciones psicológicas son más fáciles de ver por una persona ajena y casi imposible su desaparición a menos que las evidencias resulten abrumadoras. Así que esperaré a que esta chica reaccione al ver a su aún ahora enamorado fuera de su vida y seguramente feliz por no haber cedido pues es un hecho (aun dentro de las religiones) que no dejas de ser tú para ser el otro. Eso no es amor.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Oiga! Hasta que se decidió a hablar de algo serio!
Tiene razón en eso de las religiones, son unas manipuladoras, pero tenga cuidado aún así dios es dios...

Saludos

Chris...

Anónimo dijo...

Yo creo que todas las personas. o el ser humano en general esta muy enojado con la vida; y tratan de hechar culpa al vecino, al de arriba, al que paso, y los mas ignorantes creen que todo lo malo que les pasa es por que Su Dios asi lo disp ...uso; sin darse cuenta que todos nuestros actos traen consecuencias.
Seamos felices y libres.

Elisa Hernandez

Anónimo dijo...

Que onda Richard, yo no me dejo mnanipular, yo leo y algunas cosas me gustan y las plasmo y las tomo como guia, , pero también cuestiono lo que dice, no me dejo manipular por un sacerdote etc, tampoco niego q me agrada ir a misa de vez en cuando, creo en Dios, nada más y ya, no me fanatizo

Anónimo dijo...

A propósito soy Xochitl, jajaja se me olvido poner mi nombre

Anónimo dijo...

Es usted un arrogante, pero aun sin conocerlo se atreve a desafiar la creencia de los demás. Coincido con lo que dice, en que muchas veces las personas se fanatizan y creen que Dios los salvara, pero el creer en algo o confiar en algo te ayuda a aligerar esa carga que llevamos.

Saludos
Juan

Anónimo dijo...

Creo que no estás siendo objetivo en cuanto a las religiones. Y no sé por qué pero siempre persivo que todo tiene algo de ti.

Jakie.

Anónimo dijo...

Bueno pues, ya que nadas de provocador ahora te aguantas.

El asunto de Dios es tan viejo como el hombre. Ya Marx, uno más de quienes lo han denostado, pero con profundas bases filosóficas y no psicológicas, escribió en 1848, en sus manuscritos, que la religión es el opio del pueblo.
Lo raro esa que haya quien se preocupe más por denostrar las religiones o a Dios mismo, que sólo pregonan el amor, el respeto a uno mismo y al otro, expresados en el no matarás, no mentirás, no hurtarás, y todo en el amarás a tu prójimo como a tí mismo...que son conceptos que ayudarían a una sociedad sana, mientras no dicen nada de que ellos mismos actuan como actuan y piensan como piensan, porque la diosa televisión los ha hecho pensar y actuar así, conduciendoles por el hedonismo y la falta de valores. Esa si es manipulación y enajenación, Richar, no te das cuenta que la tv te dice que el fumar y drogarte es lo "in" y que respetar al otro, es lo "out", que ahí los personajes centrales siempre fuman y son grandes porque beben y se drogan y matan al prójimo...hacen sexo sin sentimientos, en fin...es justamente al revés, el que critica el concetpo religioso y de Dios, que no siempre son lo mismo, son los que viven manipulados y enajenados por los antivalores promovidos por la televisión y la literatura chafa, creo que es tu caso, porque la religión requiere de mayor reflexión y eso es más serio, jejeje

Anónimo dijo...

¡Changos! cuando se escribe o se habla de religión y de política siempre la gente se cabrea...parecieran temas "tabú" ...yo creo que cada persona tiene derecho a creer en lo que se le pegue la gana, pero como dijo un súper sabio "con grandes poderes vienen grandes responsabilidades" :) así que nos se puede andar por la vida predicando sin dar el ejemplo. Yo por eso ya me bajé desde hace rato... prefiero ser una pecadora jajajajaja... broma..¡¡¡Saludos!!!

Conny Moreno.


Nota: es curioso que de nuestra generación la mayoría son ateos... ¿acaso percibimos tantas incongruencias en el sistema?

Anónimo dijo...

. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años